Abr
21

Más de nueve meses: La Cultura es un parto difícil

Category Cultura     Tags

A más de nueve meses de instalado el actual gobierno departamental, tal vez ya sea tiempo de formular en voz alta aquellas preguntas que nos hicimos varias veces en todo este tiempo.

Sigue sin quedarnos claro qué importancia tiene la cultura para esta administración, más allá de la aprobación temprana o más tardía  que tuviera el presupuesto municipal remitido a la Junta Departamental.

Transcurrido todo este tiempo, sólo hemos podido asistir al desmantelamiento de las oficinas de  un Departamento de Cultura consolidado durante los cinco años anteriores, que había alcanzado un nivel de gestión calificado como positivo desde todos los sectores políticos antes de las elecciones.

“Lo que está bien, está bien” -había manifestado el actual intendente, cuando se lo consultó al respecto en plena campaña electoral. “Y si está bien, habrá que mantenerlo” -agregó, para despejar dudas.

Nueve meses es un tiempo más que apropiado para parir algo (al menos entre los seres humanos). Aunque hasta ahora no hemos recibido señales claras de parte de los responsables de la administración y todo sigue circunscripto a un ir y venir de rumores y de nombres en danza y chusmeríos varios que circulan por la calle y en Facebook.

Pero… ¿qué quieren que les diga? me asusta un poco leer o escuchar ciertas propuestas a esta altura del campeonato, como por ejemplo, instalar una Casa de la Cultura en el Palacio de Oficinas Públicas de Artigas y Treinta y tres (?).

Y… como todo el relacionamiento en Facebook es más o menos virtual, uno no se lo toma demasiado en serio.

Pero…

Que quien se autodenominó tiempo atrás como nuevo Di-rector de Cultura, escriba que “hay propuestas de talleres, hay iniciativas, hay un tiempo fermental que debemos canalizar”, cuando se interrumpieron casi todas las actividades que venían  realizándose desde hace cinco años, sin generar una sola nueva, es bastante preocupante.

Los talleres de danza, teatro, murga y varios más se venían desarrollando hace años en los barrios de Salto y ahora están interrumpidos.

Casualmente, sólo el de danzas folclóricas que ofrecía Eduardo Piñeyro, se volvió a implementar este año, después del sonado caso de la “destitución restituida” del año pasado.

Tampoco hay señales de aquellos fondos de estímulo denominados “Incentivarte”.

En realidad, la palabrita “cultura” sólo se ha venido utilizando para referirse a algún espectáculo o la elección de alguna que otra reina de ocasión.

Es que lo único palpable ha sido la conformación de una Comisión de Eventos, que no significó otra cosa que cambiarle el nombre a la anterior Comisión de Carnaval, con la diferencia de que ya no es honoraria.

Esta Comisión de Eventos aseguró más de una vez estar trabajando en forma coordinada con la Dirección de Turismo, algo que no fue posible en la administración anterior y que nos hizo alentar una vaga esperanza para la  reciente Semana de Turismo.

Ingenuamente creímos que podría ser que después de tantos años, esta vez dejáramos de estar “jugados al agua caliente” y pudiera mejorarse la oferta de espectáculos y entretenimientos cuando los turistas salen de la piscina.

Teníamos una vaga ilusión… y la realidad nos bajó de un hondazo.

Este año la programación “oficial” fue tan pobre como la de años anteriores, “decorada” con emprendimientos privados, como los recitales de Emiliano Muñoz  y el Zurdo Bessio y el de Los Zíngaros, para disimular tanta escasez.

 

Venimos mal

Es verdad, venimos mal…

Después de todo… ¿quién le da pelota a la Cultura? Los colegas de los medios suelen estar mucho más preocupados por cuántos boletos se  venden en los ómnibus y cuántas entradas se venden en Daymán.

Mientras tanto, una figura del teatro internacional como Norma Aleandro, no puede presentar su espectáculo en Salto, porque el teatro está reservado para el encuentro de una organización de servicio. (?)

Está claro que no existe ninguna animosidad contra ninguna institución de las llamadas “de bien público”, pero el Teatro Larrañaga ¿no debería tener ciertas definiciones claras para intentar cumplir con sus objetivos específicos?

Y que no se nos acuse de “poner palos en ninguna rueda” o de dedicarnos “sólo a criticar”. Pacientemente esperamos casi diez meses y difundimos gratuitamente todas y cada una de las pocas actividades culturales realizadas.

Días atrás intentamos hacer una nota para aportar información sobre el equipo de aire acondicionado que fue trasladado al Teatro Larrañaga, pero los supuestos responsables de la sala respondieron que sabían “poco y nada” porque “eso lo está manejando el Departamento de Obras”.

No soy tan utópico como para pretender que la Cultura sea el buque insignia de esta administración, pero al menos reclamo una lancha con timonel.

Está claro que “la Cultura no paga en votos”, pero resulta alarmante el nivel de improvisación evidenciado.

Por último, quiero decir también, que siento cierto orgullo de que se me haya invitado a participar de esta nueva gestión municipal; pero aun mantengo la certeza que experimenté al desestimar una propuesta que no presentaba, ni exigía, ningún proyecto de gestión.

gca

Comentarios

comentarios

4 Comments to “Más de nueve meses: La Cultura es un parto difícil”

  • denis dutra abril 27, 2011 a las 10:13 am

    Por fin alguien se animó a destacar esta situación. Bien Radar con su mira objetiva de siempre, la palabra justa y un enfoque directo, sin vueltas, diciendo las cosas como realmente son.
    Sabemos que el “flaco” Gilberto ha sido desde siempre así. Cuando tuvo que criticar a la anterior Administración lo hizo. Con esta misma óptica. Y vaya si servía eso, porque esa Administración se nutría justamente de este tipo de opiniones para enderezar el timón de la lancha que tenía para lograr generar cosas, y por supuesto estar mas cerca de la gente y sus necesidades prioritarias.
    Hoy no existe mas esa lancha, la archivaron en una pieza detrás del Teatro Larrañaga para que nadie la viera, para que poco a poco se olvidaran de ella y todo el recorrido que hizo en cinco años, y lo único que vimos fue a un pescador en un cano-bote a remos que mira para atrás continuamente, seguramente buscando un camino distinto al que hizo la lancha, pero que hasta ahora no se lo ve mirando adelante, ni hay señales que indiquen que encuentre un camino mejor.

  • daniel abril 27, 2011 a las 6:50 pm

    lamentable pero real en el presupuesto quinquenal al cual un edil colorado que NO LO QUERIA VOTAR fue algo presionado para que lo hiciera no hay nada para la cultura, nada en viviendas pero es lo que el pueblo eligio boletos a 6 pesos y devolucion de motos

  • Lubeni abril 27, 2011 a las 9:23 pm

    Como siempre el flaco Gilberto fiel a sus convicciones, y firme en sus apreciaciones; ojalá más de uno tomara el ejemplo, ya que como siempre pasa en estos casos la cultura poco importa, poco vende y termina siendo pisoteada sin más trámite, pero después… a llorar al cuartito si seguimos siendo de cuarta…

  • Nelly De Agostini mayo 3, 2011 a las 5:17 am

    Comparto el artículo. Sus apreciaciones casi se pueden trasladar totalmente a Paysandú.

Descarga la edición en PDF

Contactanos

Quienes deseen hacernos llegar sus comunicados sobre la realización de espectáculos u otra actividad artística, para ser incluidos gratuitamente en nuestra cartelera, pueden enviar los datos a nuestra dirección de correo electrónico hasta el día Jueves de cada semana.

Redacción: Amorim 56, Salto
Tel/Fax: 4733 2846
E-Mail: radar@adinet.com.uy

Síguenos en Facebook

Comentarios recientes

Etiquetas